martes, 13 de julio de 2010

Una breve historia de la amiga de mi amiga

Una amiga de una amiga mía (por no revelar la identidad de esta persona) se casó, después de haber cancelado la boda varias veces en los meses próximos a la boda, y después de conocer por poco tiempo al novio.

Una parte de mí piensa que se casó porque le emocionaba la idea de una boda, el vestido de novio y la fiesta.

Durante los meses después de la boda, las pocas veces que se supo de ella contaba qué bien estaba todo y hasta mandaba fotos donde según ella todo era felicidad.

Poco tiempo después se supo (a través de ella misma) que no era así. Todo estaba mal en su matrimonio desde el principio del noviazgo.

Me pregunto por qué la amiga de mi amiga se casó, si sabía que él no era el indicado. Una amiga en común comentó unos días antes de la boda: “Ella prefiere ser divorciada que soltera”. Tristemente.

Y sobre lo que ella contaba de su boda a los que no habían ido, y sobre lo que decía durante su corto matrimonio (aunque ella no le llame así) mientras duró, me hace preguntarme: ¿qué más de lo que esta persona comunica es mentira? ¿Cuánto es por guardar las apariencias?

¿A quién le importa? ¿Con quién tenemos que quedar bien?

No me hace bien estar cerca de alguien así. ¿Es sincera o no? ¿Es manipuladora? ¿Qué tanto de lo que hablas con alguien así es verdad? ¿Le importan las inconveniencias que hizo pasar a otros durante ese periodo de su vida? ¿Ella es el centro del mundo? Sí, de su mundo, ¿verdad?

No me importa. Después de todo, yo ni la conozco. Es la amiga de una amiga mía.

1 comentario:

  1. Pues ya encontré tu blog. Es cierto, no nada más se convirtió en una divorciada,sino que también ocasionó dolor a otros. Espero que no haya lastimado a muchos.
    El matrimonio es de mucho respeto y no es un juego ni una fiesta.
    Saludos,
    Nina

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario