jueves, 8 de diciembre de 2011

Por los padres que todavía no lo son




Dios Bueno:

Hoy antes de dormir, quiero pedirte por las mamás y papás que desean tener hijos, y todavía no reciben esa bendición. Tú sabes que ellos ya son padres en sus corazones. Por favor concédeles la dicha de ser padres, y que cuando lo sean, no se olviden del maravilloso milagro que les concediste.

En especial te presento mi oración esta noche por mis amigas que quieren ser mamás. Guíalas y dales consuelo en sus corazones. Muéstrales lo que deben hacer. Tú puedes todo Dios, y sólo Tú puedes dar la vida.

Mándale a un bebé a esos buenos padres que lo desean con tanto anhelo. Tú sabes quienes son.

Amén.

viernes, 2 de diciembre de 2011

La moda regiomontana: ¿algo vital para ser feliz?

Algo que no extraño de Monterrey y con lo que nunca me sentí identificada: Si no sigues las "modas regias" estás perdido.

¿Qué onda con la moda regiomontana? La gente se siente presionada a demostrar que pertenece a tal o cual grupo, mediante el uso de lo que de momento "esté de moda" -En Monterrey, cabe mencionar-. Lo adecuado y lo correcto: las marcas, el estilo, la forma en que se hacen las cosas, las tradiciones, los rituales sociales, los eventos, los zapatos y la ropa, los peinados, los lugares, los paseos y hasta los pinitos de Navidad. Debe ser lo que sea considerado correcto y de acuerdo a la moda regiomontana, si no, pobre de ti.

Sí pobre de ti, te compadezco. Dios te libre de ser único, original o diferente. Eso no es bien visto en nuestra sociedad regiomontana, siempre al último grito de la moda. No te peines ni te vistas diferente, a menos que tengas prueba tangible de que lo que llevas puesto, está de moda en una sociedad que sea considerada de más alta alcurnia que la regia.

Las marcas: que se vean por favor o que puedas demostrar que es una marca original y no pirata ni patito. El estilo: si la marca no es la adecuada, entonces tiene que ser un estilo dentro de lo 'aceptado' por las reglas regias del calzado y el vestido. Y no sé diga más de tu cabellera y la de tus retoños, si no está dentro de lo que haga sentir a gusto a 'los demás', serás criticado fuertemente... Y no sólo eso, sino que cada vez que te encuentres con miembros de la Santa Inquisición de la moda regiomontana, recibirás reprimendas sobre lo mal que llevas tu cabello y peor, lo mala madre que eres con los hijos que procreaste, pues no tienen un corte de pelo adecuado, correcto, digno de alguien que se diga REGIOMONTANO.

Y ahora en la época navideña, si tu deseo es ser aceptado en ciertos grupos sociales de la Sultana del Norte, deberás tener prueba de que tu árbol de Navidad está, al igual que tú y tu familia, al último grito de la moda. No importa que todos se vean iguales, de hecho, es mejor si todos se ven iguales. Fuera la originalidad, o el deseo de expresarte dentro de la caja pre-diseñada que es nuestro Monterrey.

Dios me ampare de que mi gente se entere que mis decoraciones navideñas de este año, las compré de súper oferta después de la Navidad pasada.

¡Feliz Navidad Regia... Sí Señor!

martes, 29 de noviembre de 2011

¿Cuál pinito escoger?




Las niñas querían un árbol de Navidad real. Aunque ellas ya pusieron su mini pinito morado, todavía nos falta poner el pinito de Navidad grande. Originalmente pensaba poner el árbol de Navidad artificial, pero Blyssé ha insistido en que pongamos uno natural. Ayer me dijo que fuéramos a comprar uno, pero no tuvimos tiempo. Así que hoy después de ir a la biblioteca, nos dirigimos a nuestro Home Depot más cercano.



El área de los pinitos de Navidad olía tan rico, que inmediatamente supe que mi árbol artificial no se compara con tener uno natural. Pero había tantos de donde escoger, y de diversos tipos, que no tenía idea de cual escoger. Primero tomé la decisión de que fuera uno que cupiera en mi van, así que ahí ya eliminé muchas de las opciones.



Finalmente, nos encontramos entre dos tipos de pinitos (no recuerdo los nombres, pero las ramas son diferentes). Dios me mandó la señal de cual elegir con unas bellas catarinas (o como les dicen en otros países de habla hispana: mariquitas). Primero detecté una catarina posada en una de las ramas, inmediatamente supe que ese era nuestro arbolito de Navidad. ¡Blyssé y Allegra estaban emocionadas!



Mientras esperábamos que nos prepararan el pinito para llevarlo a casa con nosotras, encontramos más catarinitas en los otros pinitos de ese mismo tipo. Fue una buena experiencia. ¡Gracias Dios por nuestro arbolito de Navidad con catarinas!



Al regresar a casa, varias catarinas salieron de nuestro árbol de Navidad y volaron adentro de la van. La foto de arriba es de una catarina en mi ventana, aunque sólo se ve como una sombra pequeñita.



Aquí arriba esta nuestro arbolito de Navidad de catarinas todo arropadito y compacto, envuelto en una red. Ahora el pinito está todavía esperando en la van, no lo he sacado porque está muy pesado y estoy esperando que llegue Danny para que lo meta a la casa.



¡Feliz Navidad!

Location:Home Depot

martes, 22 de noviembre de 2011

Según tu muy independiente y autónomo

Sí, qué chido que seas feliz, independiente, que no le des explicaciones a nadie de lo que piensas o haces, y que te valga lo que piensen de ti. ¡Qué padre! Pero no te lleves de encuentro a nadie y cumple con tus responsabilidades.

Si eres de verdad independiente entonces paga tu renta y todo lo que consumes. Paga por tu luz, agua, techo, electricidad, teléfono, transportación, e impuestos. Paga tus deudas. Cómprate tu propia ropa, calzado, lujos y antojos; lo tuyo y lo de los hijos que trajiste al mundo.

Cumple lo que prometes y a lo que te comprometes. Hazte cargo de los hijos que decidiste tener.

No esperes que otros se hagan cargo de ti y los tuyos.

Sé responsable y cumplidor. No le debas nada a nadie, ni dependas de nadie más para tener techo, agua, comida, y demás utilidades; así como artículos de primera necesidad, lujos, viajes... Y menos dependas de nadie más para que un hijo que tú ayudaste a concebir salga adelante y tenga todo lo necesario. Entonces, sí atrévete a decir que eres independiente, que nadie a tu alrededor te importa, que haces lo que se te antoja.

Sé feliz y haz feliz a aquellos con los que decidiste vivir. Fue tu decisión en algún momento. Si eres un adulto, fue tu decisión trabajar, procrear, subir, bajar, entrar, salir. Si eres independiente y quieres ser feliz, de verdad independízate y no dependas de los demás.

Yo haré lo mismo.

jueves, 17 de noviembre de 2011

Una notita para Rodrigo Medina




El otro día leí un artículo en el periódico El Norte donde Rodrigo Medina aseguraba que los ataques, balaceras y demás actos violentos en el estado de Nuevo León, sucedían entre los "malitos". Por esa razón, el gobernador exhortaba a la población a que no temieran, pues según él, la gente "normal" no corre peligro. Explicaba el señor gobernador que esta guerra (no la llamó así, claro) era entre diferentes grupos de narcotraficantes, y que fuera de esos grupos, no había más víctimas.

Esa misma semana una conocida de la parroquia del Rosario, recibió el impacto de una bala perdida en la cabeza, mientras estaba afuera de su casa con sus hijos. Les aseguro que ella como muchas otras víctimas de esta guerra, no es parte de ningún grupo criminal. Tengo entendido que ella está ahora en el hospital, por favor eleven una oración por ella mientras leen esta pequeña nota.

Todos tenemos conocidos, familiares, amigos o vecinos que han sido víctimas de esta guerra que parece no tener fin. Gente inocente, trabajadora, buena, honrada, que no ha hecho nada para merecer vivir o morir así, han sufrido por la situación en Nuevo León y en muchos otros estados de nuestro México lindo y querido. ¿Quién tiene el poder de parar esta situación? ¿Quién quiere hacer algo para que nuestra tierra vuelva a ser lo que era antes o mejor? Quién quiere recuperar lo que era nuestro? ¿Quién tiene un plan?

¡Por favor señor Medina! ¿A quién quiere engañar? ¿Quién le cree sus mentiras? Creo que ni los que votaron por usted. ¿Tiene algún remordimiento de conciencia por su labor (o falta de) como gobernador, y por las mentiras constantes y presentes desde su candidatura? ¿Le parece hipócrita ser gobernador de un estado en el que ni usted ni su familia viven? Si el pueblo de Nuevo León no tiene nada que temer, a menos que formen parte de los criminales y terroristas que ahora reinan en nuestro estado; entonces ¿por qué usted y su familia no viven ahí?

Nota Aclaratoria Personal: Y sí, yo tampoco vivo en Nuevo León, pero ni me fui huyendo, ni pretendo gobernar al estado. Y aunque he escuchado y leído opiniones expresando que los que no vivimos allá no nos debemos quejar, permítanme que esté en desacuerdo con tales opiniones. Yo soy tan mexicana y tan regia como el cabrito, el río Santa Catarina, las Conchitas Encanto, el Cerro de la Silla y la Macroplaza. Ahí nací, crecí y me formé; ahí conocí a mis mejores amigos, tuve la mejor educación de mi vida, me enamoré, me casé y bauticé a mis hijas; mi primer hogar es Monterrey, Nuevo León y todo eso nadie me lo quita. Si por circunstancias de la vida no vivo ahí no quiere decir que no pertenezca a Monterrey y que Monterrey no me pertenezca a mí. Yo, como ciudadana mexicana residiendo en otro país, tengo derecho a votar y lo ejerzo. Nunca me he quedado sin votar. Por eso y más, me atrevo a opinar y a dirigirle esta insignificante nota al gobernador de mi bello estado de Nuevo León.

miércoles, 16 de noviembre de 2011

Amar y no ser correspondido: qué triste. El moretón del rechazo y el raspón causado por la ruptura del corazón permanecen. El dolor sigue dejando huella, aunque vuelvas a amar. Aunque ames de verdad, completa y plenamente, y aunque seas amado, aún así, a veces buscas las canciones que te llevan a ese lugar en tu corazón, el lugar triste. Escuchas las canciones de tus recuerdos, para ponerle limón, sal y chile en polvo a la herida que creíste había sanado.


- Posted using BlogPress from my iPhone

viernes, 11 de noviembre de 2011

Fotos del Pinito de Navidad de Blyssé y Allegra














Pinito Morado


El año pasado, durante la época navideña, Blyssé y Allegra dijeron que querían un pinito de Navidad morado. Ya teníamos todo decorado y no quise comprar otro pino de Navidad ni decoraciones nuevas, pero les dije que el próximo año podrían tener un pino morado. Después de la Navidad, fui a las tiendas y había muchas ofertas y encontré un pequeño árbol de Navidad morado.

Ayer en la mañana, Blyssé y Allegra me dijeron que querían decorar su pinito morado, así que lo sacamos y lo decoramos con las esferitas que ellas habían escogido: Allegra rosas, y Blyssé moradas. Nos divertimos mucho decorando el pinito, mientras escuchábamos villancicos. Es nuestra primera decoración navideña este año. ¡Ya empezó la época navideña en el hogar Byrnes Martínez!

La foto de arriba la tomó ayer Blyssé. Me encantó.

jueves, 10 de noviembre de 2011

Ridiculeces




Cuando entramos a Facebook nos encontramos con mensajes que nos ayudan a estar al corriente con la vida de nuestros familiares, amigos y otros seres queridos. También encontramos chistes, desahogos, los típicos mensajes de "pobre de mí, soy una víctima", buenos deseos de cumpleaños, oraciones, publicaciones de artículos, etc. Y nos encontramos además con mensajes que nos parecen ridículos, a veces de mi parte de seguro, y para mí, de parte de otros. Claro que cuando actualizamos nuestros estados en FB, no pensamos que lo que estamos escribiendo a muchos les parecerá tonto, cursi o ridículo, pero lo puede ser.

Por ejemplo, a mí me parecen hasta molestos los estados que empiezan con "Hazme un favor y copia y pega en tu muro" ....¡Aaaaahhhggg! Quiero gritarle a esa persona: ¡Nooooo! No voy a usar mi estado para promover otros estados repetitivos que no me conciernen. Discúlpenme. Y es diferente cuando alguien dice sinceramente: Por favor pido una oración por alguna persona o situación, eso no me molesta.

Un tipo de estado ridículo para mi gusto es el que empieza con: "Un día como hoy nació una bella princesita" o frases parecidas haciendo alusión al cumpleaños de una tal "princesa" que no es de la realeza. Y pienso: qué padre, feliz cumpleaños, pero qué frase tan ridícula.

Y no puedo dejar de mencionar esos estados en los que se atacan a un grupo o partido deportivo o político contrario. Como si al menospreciar al partido contrario, el propio se elevara.... Eso no sucede. Échale porras a tu partido si quieres, no es necesario ofender a quien apoya al partido contrario.

Me retiro por ahora. Tengo que atender a ciertas plebeyitas.

miércoles, 9 de noviembre de 2011

Personas como yo

Hoy leí esta frase: "A person is a person, no matter how small". Una persona es una persona, no importa qué tan pequeña sea.

Me gustó, porque aunque ellos se referían con esa frase a un recién nacido, yo lo interpreto como un recordatorio de que no importa el tamaño de una persona, todavía sigue siendo persona, como yo, como tú, como nuestros seres queridos.
Sin importar edad, trabajo, raza, cultura, estatus, color, preferencias, gustos, religión, costumbres, circunstancias, apariencias, genes o decisiones, cada uno somos una PERSONA.

Aquí van unos ejemplos de PERSONAS vivas, y amadas por el mismo Dios.
Las imágenes las encontré en Google Images, gracias por dejarme usarlas. A ver si me salió el collage.



Lo más padre es la espera




Lo más bello de la Navidad es la espera: Todas las celebraciones antes del gran día en que recordamos que Dios se hizo hombre. Todo el ambiente que creamos alrededor del cumpleaños de Jesús, nuestro Salvador. Las niñas y yo queremos ya empezar a poner el pinito y decorar un poco... sólo un poco, no como si mi casa fuera tienda navideña.

Ya desde ayer empezamos a escuchar canciones navideñas. Voy a empezar a prender mis velas que huelen a Navidad. Y ya quiero ver una película navideña divertida.

Aunque en Estados Unidos la época navideña empieza oficialmente el día después del día de acción de gracias; el año pasado sentí que 4 semanas no fueron suficientes para disfrutar de las actividades y festividades navideñas, y me prometí a mí misma que empezaría más temprano el próximo año. Ese próximo año ya llegó. Así que manos a la obra y de una vez ¡Feliz Navidad!

sábado, 5 de noviembre de 2011

Ir al baño solos

¡Qué aventura es la vida! Desde que dejamos la panza de nuestras madres que nos dan cabida y protección por aproximadamente 40 semanas. Desde entonces, ya estamos aprendiendo algo nuevo cada día. Cada día es una nueva prueba que nos hace más maduros y más 'expertos' en este ámbito de la VIDA.

Aunque lo demos por hecho, ir al baño a eliminar lo que nuestro cuerpo no necesita, y hacerlo de forma higiénica (o sea en un excusado, donde luego se lo lleva el agua a través de una tubería), no es una actividad de la vida diaria que siempre hayamos dominado. Alguna vez tuvimos que pasar por un proceso de aprendizaje, durante el cual lo más probable es que hayamos cometido algunos errores, como por ejemplo, que se nos haya salido alguna sustancia no deseada antes de sentarnos en el lugar correcto para tal actividad. O tal vez alguna vez ensuciamos nuestra ropa, zapatos o el de alguien más.

Ya sea que lo recuerdes o no, ir al baño y usar el excusado o la taza, inodoro o retrete, no es algo que naciste sabiendo. Algún día lo aprendimos y ahora somos expertos; tanto así que hasta lo damos por un hecho sencillo y cotidiano.

Estoy orgullosa de Allegra porque solita ha estado practicando y perfeccionando esta parte de la vida: ir al baño sola y dejar de ir usando pañales. Está tan orgullosa de sí misma, y con justa razón. Nunca le hemos dicho que ya use su tacita para ir al baño.

Aproximadamente a los 20 meses pidió una "tacita rosa". Sus deseos fueron complacidos y así poco a poco ha ido usando esta tacita más y mejor con el paso del tiempo. Ahora que ya tiene 2 años y 4 meses de edad, cada vez que hace "del dos", es en su "tacita rosa". Y casi cada vez que hace "del uno" también, pero no completamente todavía, pues no quiero despertarme en la madrugada a cambiar sábanas si no es necesario. Además cuando andamos en la calle le pongo pañal, pero ya intenta esperarse para hacer popo en su tacita rosa al regresar a casa.

Esos son los avances de Allegra. Es una situación personal que emociona y alegra a Allegra.

Aquí su tacita rosa en casa de Abuelito Jack.




- Posted using BlogPress from my iPhone

jueves, 3 de noviembre de 2011

Otro gran acontecimiento

Este sábado 5 de noviembre, Allegra tendrá la edad exacta que Blyssé tenía cuando ella (Allegra) nació: 2 años, 4 meses, 1 semana y 6 días.

Gracias a Dios por estas grandes bendiciones. No son nada fáciles de criar, cuidar y educar, pero sí son un milagro y mucha alegría.

Aquí están las hermanitas con la doctora que las ayudó a empezar su vida en este mundo.




- Posted using BlogPress from my iPhone

miércoles, 2 de noviembre de 2011

Cosas que dicen los niños

Los niños dicen cosas muy interesantes, a veces los ignoramos, otras no tenemos de escucharlos, otras nos preguntamos por qué dijeron tal o cual cosa. Podemos especular o solamente divertirnos y escribir lo que dicen nuestros hijos, para que algún día ellos lo lean.

Allegra tiene 2 años y cuatro meses y a veces me cuestiono por qué dice ciertas cosas. ¿De dónde las sacó? ¿Las soñó? No sabía que se había fijado en eso.

Por ejemplo, el domingo vino un amigo a cenar; durante la cena Allegra me preguntó: "Mami, ¿Por qué el amigo de Papi no tiene anillo?". Creí que le había entendido mal, y le pedí que repitiera la pregunta. Y otra vez dijo exactamente lo mismo: ¿Por qué el amigo de Papi no tiene anillo? - Señalando la mano de nuestro invitado. Le dije: Porque el es soltero, no está casado como Papi.

Pobre el amigo, pues para rematar Blyssé me preguntó muy intrigada y hasta consternada: ¡Mami! ¿Pero por qué él no está casado?

-----------------------------

La semana pasada Allegra me dijo: "Me dolió mucho cuando me caí". Yo algo preocupada le pregunté: "¿Cuándo te caíste? Ella me contestó con un tono de dolor en su voz: "En Nueva York, desde la ventana muy alto, me fui así (señalando con sus manos como que rodaba) y me pegué en la cabeza y me dolió mucho". Luego repitió la historia, y siguió jugando.

-----------------------------

Allegra últimamente me besa en la frente muy seguido y me dice: "Mami te doy besos en la frente para que ya no te duela". No sé por qué piensa que me duele la frente.

-----------------------------

Y por ser hoy el 2 de noviembre:
A un mes de la muerte de mi papá, ya de regreso en Colorado, yo me encontraba pensando en mi papá mientras les daba de comer a Blyssé y a Allegra. Blyssé me dijo muy segura: "Mami, no te preocupes, 'Güelito' Toño está en el cielo con Dios y ahí sí puede caminar bien".

lunes, 24 de octubre de 2011

Catarina





Después de perder tres bebés en mi vientre, temía perder a mi Allegrita también. Los nueve meses en los que Allegra crecía dentro de mí, sabía que existía la posibilidad de que no naciera. Gracias a Dios, sabemos cómo termina esa historia: con una niña saludable, inteligente y activa; pero durante el embarazo, sí estuve un tanto preocupada.

Cuando nos enteramos de que era niña, Blyssé y yo decidimos que el tema de su cuarto iba a ser "catarinas rojas". Empezamos a buscar lo necesario para el cuarto de la bebé, y empezamos a llenar su cuarto de catarinas rojas con puntos negros.

En varias ocasiones, una catarina roja (real) apareció volando y se paró en mi brazo, o en la ventana al lado mío. Creo que cada una de esas veces era un memo de Dios, para asegurarme que Allegra iba a estar bien.

Me acordé de ésto porque escuché a Allegra decirle a Blyssé: "Yo soy una catarina".

Gracias Dios por las catarinas.

:)




- Posted using BlogPress from my iPhone

miércoles, 19 de octubre de 2011

Agradecimiento

Son las 8:30 y ya estoy en la cama. ¡Qué bendición tan grande! Tengo muchas pequeñas y grandes razones por las que darle gracias a Dios.

Gracias por un buen día. No un día fácil, pero sí bueno y lleno de bendiciones. Gracias Dios porque eres tan bueno conmigo. Gracias por mi familia y mi hogar. ¿Qué más puedo pedir?



martes, 11 de octubre de 2011

«Olviden las cosas de antaño;
ya no vivan en el pasado. (Isaías 43:18)

Gracias por recordarme Dios, que me bendices hoy, aquí, ahora. Hoy es mi mejor día. El pasado no existe ya. Ni tampoco el futuro, así ¿que para qué me preocupo?

Ya no vivo en el pasado. Las cosas de antaño... Adiós.


- Posted using BlogPress from my iPhone

miércoles, 5 de octubre de 2011

Felicidad

Felicidad.- Sentarme en el piso con mis hijas, mientras las veo abrazarse, reírse y hacerse cosquillas.

Observo sus expresiones, escucho sus carcajadas, las admiro y las amo.

¡Qué felicidad! Qué afortunada soy. No necesito más.

Les deseo a todos la misma felicidad.

- Posted using BlogPress from my iPhone

Location:Lugar feliz

Dios: ayuda a mis vecinos

Aproximadamente hace dos meses, unos de nuestros vecinos se mudaron a otra casa. Al despedirse nos comentaron que se iban a vivir a la casa de la mamá de ella, porque ya no podían pagar su casa. Habían perdido sus trabajos y seguían buscando, aunque era muy difícil para ella, pues acababa de ser diagnosticada en agosto, con esclerosis múltiple.

Ellos son una familia de cuatro: el papá, la mamá y dos niñas de 10 y 12 años de edad.

Mi vecina de en frente, que va a la misma iglesia que ellos, me contó que durante la semana que se mudaron a Colorado Springs, diagnosticaron a la mamá de mi ex-vecina (la señora con la que se mudaron) con cáncer en el cerebro.

Hace dos o tres semanas, los vi que ya estaban de regreso en su casa. Ayer me enteré que la mamá con la que se mudaron, que tenía cáncer, falleció y que habían perdido la casa de ella. Por eso tuvieron que volver a esta casa, aunque no saben cuando se las va a quitar el banco.

Me enteré ayer que a el padre de esta familia lo diagnosticaron con cáncer. Ayer fue su primer tratamiento de quimioterapia.

Quiero ir a hablar con los demás vecinos para ofrecernos a ayudar a esta familia, que están pasando por una historia que parece sacada del libro de Job. Tengo varias ideas, espero que los demás vecinos de la cuadra no me ignoren.


martes, 4 de octubre de 2011

Para una amiga triste

Así como yo a veces disfruto, en secreto, de los programas de la vida real; he descubierto que algunas personas, en secreto, leen mi blog. Les agradezco pr tomarse el tiempo, y por los comentarios que me han mandado en privado.

Una de estas amigas tocó mi corazón con su mensaje. Aunque no nos hemos visto en persona en varios años, debido a la distancia, la amistad perdura y madura.

A ti amiga que al leer mi comentario irrelevante y muy personal, te alegré un momentito de tu mal día, te dedico este espacio y te mando mis mejores deseos, pensamientos y oraciones para que tu vida mejore.

Aunque muy seguido escribo en momentos de negatividad (que yo creo todos tenemos de vez en cuando), voy a intentar escribir más en mis momentos de positivismo. Lo haré pensando en ti y en alegrarte un poco, al menos por un rato.

Te quiero amiga, y espero que este sea un excelente día en tu vida.

lunes, 3 de octubre de 2011

Una Confesión

Considerando que sólo uno o dos leerán esto, me atrevo a confesar un secreto: Disfruto de algunos 'reality shows' y a veces los veo.
No es algo de lo que esté orgullosa, pues la televisión puede convertirse en un vicio y la mayoría de las veces no aporta nada bueno.

Seguido me acuerdo de un señor (cuyo nombre no recuerdo), que es considerado un gurú de la educación Montessori. Él fue a evaluar una prepa Montessori donde trabajé hace años. Los maestros tuvimos unos días de clases intensivas con él, y algo que recuerdo de lo que aprendí de la experiencia de dicho "gurú", es cuando nos dijo: 'Está comprobado que los seres humanos aprendemos de muchas formas, con diferentes métodos y medios, menos con la televisión. No usen la televisión en sus clases, los estudiantes no aprenden nada de esa forma".

Cada vez que permito que mis hijas se sienten a ver a este monstruo de hipnotismo inútil, la tele, me siento muy culpable. Y me siento también (menormente) culpable cuando yo uso tal medio como válvula de escape.

Sin embargo comprendo que en la vida estresante del mundo moderno, a veces es necesario para los adultos, encontrar un medio que les permita relajarse y de cierta forma desestresarse. Para muchos adultos ese medio es la televisión.

He aquí mi experiencia: De vez en cuando, cuando estoy sola abajo, mientras mi esposo pone a dormir a las niñas, me dispongo a limpiar la cocina. Mientras pongo los platos sucios en la lavaplatos, enciendo la televisión para sentirme 'acompañada'. Fue así que hace meses al brincar de canal a canal, me encontré con 'Bravo'.

Aunque no soy una experta, con las (aproximadamente) 3 horas por semana que veía este canal, puedo decir que Bravo es un canal de televisión principalmente de "reality shows". Reality TV: ¡Qué gran terapia! Nunca he visitado a ningún tipo de terapista ni consejero (no por qué no lo necesite), pero en mi caso, Bravo ofrece una terapia que puede ser más económica y flexible, y que se acomoda a mis horarios.

Mi esposo y yo decidimos hace poco no tener cable, pues no nos ofrece nada positivo a nivel personal ni familiar. Pero eso no quiere decir que escapemos de la influencia de la televisión, pues tenemos Netflix. Pero ya no tengo Bravo: mi terapista personal. Tengo que admitir que de vez en cuando extraño a esos 'amigos' que este terapista profesional me presentó.

Así fue que conocí a las maravillosamente reales y auténticas amas de casa de diferentes ciudades de los Estados Unidos de América, en inglés conocidas como las "Real Housewives". Si ustedes no tienen el gusto de conocerlas, ¡de lo que se están perdiendo! Mejor terapia no hay para mí, que el ver a las Real Housewives de New Jersey en su vida diaria. ¡Y cuánto he aprendido de las de Beverly Hills! Y lo bueno es que cuando se acaban sus temporadas, vienen las del condado de Orange, las de Nueva York, Atlanta, Washington DC y mis menos favoritas: las de Miami. Todas igualmente disfuncionales, pero cada una de ellas con su particular toque personal.

Estas bellas 'amistades' me han enseñado con sus experiencias, una lección muy valiosa en la vida: No importa cuánto dinero, posesiones materiales, estatus social y fama tengas, eso no te hace una persona feliz, plena, ni buena. Ellas son prueba de que el dinero no da la felicidad.

Además estas maravillosas amigas, me hacen sentir menos culpable cuando me siento mala amiga, hija, esposa o madre. Ellas me ayudan a recordar que hay más locas que yo, más inestables que yo, más traumadas que yo. Ya no me siento tan sola. Gracias a mis amigas de Bravo, por compartir sus vidas conmigo y recordarme lo que es importante en la vida. Y gracias porque con su existencia, me ayudan a creer que soy una mejor persona. ¡Un bravo para Bravo!

Ya no tengo Bravo, pero probablemente valga la pena pagar $1.99 (dólares) en i-Tunes para tener una sesión de 45 minutos en mi i-Pad cuando me empiece a sentir deprimida, solitaria o harta de alguna situación. Dos dólares no está mal, para retomar una mejor perspectiva de vida, aunque sea por un rato...¡Y sin comerciales!

;)

Location:Lugar Secreto

Políticamente Incorrectos

Todos, en la intimidad, en secreto, en la privacidad de nuestro hogar, en nuestros pensamientos más escondidos, en confianza, acá entre nos, cuando creemos que nadie nos ve o nadie nos oye, en lo más privado. Con quienes más confiamos y con quienes mejor nos conocen... Todos, alguna vez o muy seguido, somos políticamente incorrectos. No lo nieguen.



jueves, 29 de septiembre de 2011

Una tarde con mis niñas

Ya llené la tina con agua tibia, y Blyssé y Allegra ya están jugando en el agua. Danny y yo les cedimos nuestra tina de baño a las niñas desde que llegaron a nuestras vidas. Las de su baño es más pequeña, así que les gusta más jugar y casi nadar en la nuestra.

Mientras las veo chapotear pienso en lo bendecidas que hemos sidos nosotras tres por compartir esta vida, porque Dios nos creo para ser mis hijas, ellas hermanas y yo su madre. Luego empiezan a pelear y a gritar por un juguete y en un momento mi emoción pasa de sentirme bendecida a sentirme cansada y harta.

Qué difícil es el trabajo de madre, pero alguien tiene que hacerlo. No quiero que nadie más haga el trabajo que me corresponde. Hoy, otra vez como ayer, decido que quiero estar con mis hijas y seguir mi profesión de madre de tiempo completo. Lo demás puede esperar: ni es tan importante, ni trasciende hasta el cielo.



Location:Al lado de la tina de baño

Un helado





Hace mucho que no mando a revelar fotos a una tienda. Mamá ya se va y quiere llevar fotos, así que vine a Costco a revelarlas y las niñas me acompañan. Mientras esperamos las fotos de mi mamá, caminamos por la tienda, compramos unas cosillas y disfrutamos de un delicioso helado de yogurt. ¡Qué afortunada soy!

Y ahora Blyssé dice: "Vamos a ver si ya están listas las fotos de 'güelita'.

- Posted using BlogPress from my iPhone

Location:Costco de Arvada

martes, 27 de septiembre de 2011

¿Por qué vale la pena vivir?

¡El amor! Todos los tipos de amor y sus manifestaciones. Sentirse amado y dar amor. Regalar con amor, actuar por amor. Descubrir nuevos tipos de amor. Disfrutar de las diferentes expresiones y manifestaciones del amor.

Disfrutamos esta vida porque hay amor. Sin amor nadie es feliz. Estamos en este mundo para ser felices y hacer felices a los demás.

¿Qué me voy a llevar de este mundo cuando termine mi caminar en él? ¿Mi trabajo, mi carro, mis aparatos, mi ropa, mis propiedades, casas, terrenos, aviones, automóviles? No. Todo eso se queda aquí.

¿Qué me vincula con mis seres queridos que ya no están vivos? Lo único que nos vincula a los que amamos y ya se fueron, es el amor.

¿Por qué todos los días pienso en los que amé y ya no veo, ni hablo con ellos? ¿Por qué los extraño? ¿Por qué los quiero ver? ... Por el amor que siento hacia ellos.

El amor. Qué afortunada soy.



Location:Aquí

sábado, 17 de septiembre de 2011

Paz y Tranquilidad al menos por Hoy




Hoy es un día de acción de gracias hacia Dios. Qué buenas y variadas vacaciones. Ya estamos en nuestro último fin de semana en la costa del Este, y ya empieza a oler a otoño.

Y con este paseo a estas cascadas, y estando internados en el bosque, sólo escuchando al río moverse, no puedo más que dar gracias a Dios por todos sus regalos. ¡Gloria a Dios! Él hizo todo, y me creó en el vientre de mi madre, y a mis hijas en el mío.

Me acompañan en este bello paseo mi esposo, mis huerquillas y mi mamá. Qué afortunada soy. Las niñas se fueron a caminar aún más arriba con su papi. Ya los veo desde aquí, están allá arriba en un puente. Paro de escribir para tomarles la foto que está al principio de este escrito. Aunque no se ven porque están lejos, ahí van cruzando un puentecito pintoresco. Les fue muy bien subiendo hastá aquí. Pasamos muchas cascadas, luego nos detuvimos aquí, al lado de un río para comer. Ahora vamos a bajar para irnos a caminar por el pueblito que se llama Kent, un pueblo típico de las primeras (trece) colonias de este país.

Respiro el aire profundo, y unas hojas de los árboles ya empiezan a caer. Mi amigo el Otoño ya casi está aquí, y me estará esperando cuando regrese a mi hogar en Colorado.

Mientras gozo de esta paz y felicidad, no me olvido de mi otro hogar, el que me vio nacer: Mi Monterrey (que es mío aunque algunos lo nieguen). Y en mi mente y en mi corazón, tengo la misma oración constante: que mi gente viva en paz, con libertad, tranquilidad y haciendo de su vida lo que cada uno de ellos decida. Que esa guerra pare, y que Dios proteja a los míos como hizo en la Biblia con el profeta Daniel y sus amigos. Esa es mi oración diaria, donde sea que esté.

Y la vida sigue. Y yo doy gracias porque estamos aquí.




- Posted using BlogPress from my iPhone

Location:Kent Falls

martes, 13 de septiembre de 2011

Y de mi mamá




Mi mamá siempre había dicho que quería venir a Nueva York. Así que la invitamos a venir con nosotros. Todos los paseos de la Costa del Este de E.U. le han encantado. Hemos ido a las playas de Rhode Island, a los bosques de Connecticut, y a las ciudades ocupadas en Nueva York. Dice que le gusta más lo que ha visto en Connecticut, lo bueno es que este fin de semana volveremos para allá.

En la foto de arriba está mi mamá, disfrutando de la vista desde lo alto del "Empire State Building". Abajo están Allegra y Blyssé, en el mismo edificio.



- Posted using BlogPress from my iPhone

NYC




El NYC que recordaba, aquel que conocí antes de ser madre, no era tan apurado y cansado como el de hoy. Subir y bajar, caminar y visitar, turistear y comprar; toda la combinación de tales actividades, en esta gran ciudad, se me ha hecho más cansada esta vez.

Es la primera vez que Blyssé y Allegra vienen a esta ocupada ciudad. No le encantó a Blyssé como en los libros. Dice que le gusta más Colorado. Subir y bajar tantas escaleras y caminar por tantas calles tan transitadas, es muy difícil con dos niñas y carreola.

El lugar favorito de Allegra y de Blyssé hasta ahora ha sido la tienda de dulces Dylan's Candy Bar. Vieron todos los dulces, escogieron sus favoritos, comieron helados de sabores deliciosos (Mi mamá, Danny y yo también), subieron y bajaron del primer al tercer piso varias veces, y cuando salimos de esa tienda mágica, ya estaba oscureciendo. Pero al menos durante este viaje, no vuelvo a gastar 40 dólares en una tienda de dulces.... ¡Ni que fueran de oro!




- Posted using BlogPress from my iPhone

sábado, 10 de septiembre de 2011

Vacaciones




Hemos tenido un día de vacaciones y de visita a la familia de Danny muy productivo. A penas llevamos 24 horas en Connecticut y ya vimos a unos de los primos de Danny y a sus hijos, visitamos a sus abuelitos, fuimos a Rhode Island a la playa y comimos mariscos recién sacados del mar.

Qué rico es sentarse en una silla cómoda, en la arena, a la orilla del mar. Esta es la primera vez que Allegra va a la playa. Primero decía "El mar es de miedo"; pero poco después le encantó y se divirtió mucho jugando con Blyssé, con Papi y con sus primos.

Vámonos a bañar y a dormir, mañana nos espera otro día divertido.


- Posted using BlogPress from my iPhone

Location:En la playa

viernes, 9 de septiembre de 2011

De Milwaukee, Wisconsin a Hartford, Connecticut

Segunda Parte de nuestro viaje a la costa del Este de los Estados Unidos; por primera vez con las niñas.

Llegamos media hora tarde al aeropuerto de Milwaukee, donde hicimos escala, ya que habíamos despegado tarde de Denver. Fuimos los últimos en subir al avioncito que nos llevará a nuestro destino: Hartford, Connecticut. Gracias a Dios no nos dejó el avión, al cual nos subimos unos 5 o 10 minutos después de la hora a la que se suponía iba a despegar.

Las niñas se han portado muy bien en este viaje. Danny y yo estamos orgullosos de ellas. Preferimos estar preparados para el peor comportamiento, así no nos decepcionamos, y si no se portan mal, es una buena sorpresa.

Desde el avión veo la ciudad de Milwaukee y el lago gigante (más como un mar) que separa a Chicago de esta ciudad. La última vez que estuve aquí fue hace como diez años, cuando Danny y yo fuimos a la boda de un amigo que también conocimos en el Tec de Monterrey.

Blyssé ya está iluminando su libro de Campanita. Allegra está gritando emocionada que ve otro avión despegando. Este avión es de los pequeños y no hay otros niños. Los demás pasajeros están callados. Allegra y Danny no están muy cerca de Blyssé y de mí, pero escuchamos claramente que Allegra le pregunta a Danny si la ciudad allá abajo es Nueva York.

En cuanto aterricemos, habremos completado la segunda parte de este día de viaje. Viajar con niños le da a la experiencia un toque diferente. Y me hace recordar que Danny y yo estuvimos casados ocho años antes de ser padres. ¡Qué vida tan diferente era aquella! Tantos viajes tan fáciles. Tantas mañanas de dormir, y desveladas por ir al cine o a una fiesta.

La vida cambia cuando se es padre o madre. Así lo decidimos, y no cambiaríamos esta vida de padres, por la de antes, cuando después de nuestro matrimonio, nuestras profesiones eran nuestras prioridades. Todos los días nos recordamos del gran milagro que cada una de nuestras hijas son. Mientras medito y escribo sobre esto, Blyssé me interrumpe porque quiere que vea su obra maestra.

- Posted using BlogPress from my iPhone

Location:En otro avión

Rumbo a la Costa del Este

Allegra y Blyssé se despertaron emocionadas, y Danny y yo, súper cansados y desvelados. Viajar siempre me causa cierto nerviosismo y ansiedad. Temo olvidar algo muy importante e indispensable. También me preocupa no llegar a tiempo al avión, o perder el siguiente vuelo. Por ahora, no perdimos el primer vuelo, pero ya llevamos media hora de retraso. Estamos sentados en el avión, en Denver; según dice el piloto, están arreglando el aire acondicionado.

Nos tocaron asientos separados a los cuatro. Al llegar les pedimos que nos movieran, y nos tocó a Blyssé y a mi juntas; y a Danny le tocó sentarse con Allegra. Le di todo lo necesario para viajar con Allegra: libro para colorear, toallitas mojadas, pañales, agua y comida. No sé cuanto tiempo van a durar esas proviciones; espero que partamos pronto.

Blyssé es más fácil. Ya a los 4 años me ayuda, entiende, se entretiene, lee, es más independiente y aguanta más. Todo eso ayuda durante el viaje. Ya estuvo coloreando, luego platicamos y ahora está viendo "Río" en mi i-Pad. Y ya estamos en el aire.

Por ahora no he escuchado los gritos de Allegra allá atrás. Nosotras estamos más adelante y Danny y Allegra están en medio del avión.

Ya que vamos tarde, espero que no se nos vaya el avión de Milwakee a Connecticut!

- Posted using BlogPress from my iPhone

Location:En el avión

viernes, 2 de septiembre de 2011

Cosas de las que me burlo en secreto

Yo creo que todos nos burlamos de otros, sin decirlo. Secretamente nos reimos de ciertas personas, comentarios o actitudes. He aquí unas de las cosas de las que yo me burlo 'en secreto':

- De los papás y mamás que a sus hijas les llaman "princesas".
(Definitivamente mis hijas no son 'princesas', son como yo: de lo más plebeyo que existe en la sociedad. Si les gusta disfrazarse de princesas, es un juego, al igual que lo es disfrazarse de Barney, de Elmo, de mariposa y de perro.)

- De las fotos de las embarazadas modelando, enseñando su panza. Y no solamente eso, sino que escriben mensajes como "Te amo Manuelito". Definitivamente el bebé no leerá el mensaje desde adentro. Es evidente que las mamás se sienten soñadas y hasta sexy en sus sesiones fotográficas, luciendo su estómago. Mientras yo me río.
(Y no digo que una mujer embarazada no es bella ni deba sentirse sexy y hermosa. Las mujeres tenemos una belleza que resalta cuando estamos embarazadas. En mi opinión, es una burla levantarse la blusa para mostrar la panza en una sesión fotográfica. Creánme que se verán bellas sin quitarse la ropa para sus fotos, y todos nos daremos cuenta de que tienen un bebé dentro).

- De los hombres que para reafirmar su hombría o éxito, o para que no dudes que le va bien en la vida, te comenta que está saliendo con una chica que es 'modelo' -ni más, ni menos-.
O te cuentan de la gente importante con la que han trabajado. Y esos que alardean de cosas que no son y que no tienen; qué pena ajena, pero ni como cortarles la conversación.

- De la gente que lucen orgullosamente la marca de sus ropas o accesorios. Y pobres sus niñitos, cuando les ponen una camiseta con la marca en el frente, para que no quede duda de que 'yo a mi hijo le compro pura ropa de marca'. Y no se diga la gente que se gasta una quincena en comprarse la bolsa o los tenis más caros de no sé cual diseñador extranjero.

- De los que he cachado en mentiras de este tipo: "No pude ir a tu fiesta, por tal o cual razón" -y te echan un rollo-. Y luego les dices: "pero mi fiesta es mañana, ahí te veo". Y se sordean por completo. ¡Por Dios! ¡Somos adultos! Las explicaciones están de más. Uno va a donde quiere porque quiere, sin compromisos o por andar quedando bien.

De seguro tengo más en mi lista, pero de momento no recuerdo ni tengo tiempo de seguir escribiendo. Mejor me pongo a trabajar.



viernes, 26 de agosto de 2011

Ir por unas tortas Alex a las 10 de la noche porque se me antojó una. Solamente cruzamos el puente de Eugenio Garza Sada y ya estás allá; regresas a las 11 de la noche caminando y no pasa nada.

Regresar a altas horas de la noche del Tec, después de estudiar para un examen, o de terminar un trabajo de equipo. Y no pasa nada.

Pedir un aventón con amigas, a un nuevo conocido afuera del antro, después de bailar y bailar. Y no pasa nada.

Salir a cenar, a bailar, a festejar, a platicar, no importa cuándo, dónde ni a qué hora. No importa, porque no pasa nada.

Ir por unos tacos, papas o hamburguesas al carbón, al puesto callejero de la colonia de al lado, a cualquier hora que llegue la visita o que se te antoje. Puedes ir porque no pasa nada.

Jugar en la calle hasta ya muy noche con los vecinitos de la cuadra. Buscar donde esconderte, correr al parque, subirse a los árboles. A cualquier hora, no pasa nada.

Ir al cine y por un café en taxi o caminando. Caminar hasta La Sultana de la Roma y regresar a casa caminando, riendo y platicando. A cualquier hora y no pasa nada.

Ir a Soriana por algo que te falta. Qué bueno que abran las 24 horas del día, porque no pasa nada.

Ir por una Coca al súper de la esquina, de mañana, tarde o noche; cuando quieras, porque no pasa nada.

Tomar cualquier taxi en cualquier punto de la ciudad. Ir por un postre a cualquier Chili's. Ir a misa a las 10 de la noche porque se te hizo tarde. Ir caminando, en taxi o en camión a ver a la tía, amiga de la infancia o la abuelita. Está bien porque no pasa nada.

Hacer lo que quieras, cuando quieras. Disfrutar de la vida de la ciudad, bailar, caminar, pedir 'ride', cenar parada en el puesto callejero, echarte unos tacos al lado de una parada de camión. Hacer nuevos amigos en la madrugada en una fiesta, un restaurante, en un antro. Trabajar, estudiar, ir por alguien, acompañar a alguien, visitar, ir de compras, vivir una vida normal y de paso, feliz.

Podemos hacerlo porque aquí no pasa nada.... Nada malo, todo bueno.



Duele mucho el dolor

Quiero no ver ni escuchar porque el dolor duele. No digo que estoy en lo correcto cuando me he escondido de los noticieros, ni cuando me he tapado los oídos cantando, mientras la gente conversa sobre la última matanza, atraco y crimen.

Ya no quiero que me duela, ya no quiero llorar a escondidas. Por eso cuando vi una foto de un periódico de una persona colgando, intenté bloquearlo en mi mente y poner esa imagen en una parte de mi cerebro donde pueda quedarse tapada y no salga. Pero esa imagen me sigue espantando cada día. Siempre he sido buena para bloquear lo que me duele, porque quiero ser feliz y porque el dolor de adentro duele mucho.

No quiero que me duela, por eso trato de imaginar que las historias que me cuentan cuando hablo por teléfono con mi gente de allá, son puras películas. No quiero que los protagonistas inocentes sean personas reales, quiero que sean actores bien pagados, o monos de peluche que parecen de verdad.

Ya no quiero que me duela, por eso me traté de dormir muy cansada anoche y no quería despertar pronto, porque me vuelvo a acordar y me vuelvo a enterar. Y luego al despertar, inmediatamente me ocupé. Tanto que hacer, muchas ocupaciones y trabajo; eso me puede ayudar para ignorar el dolor.

Y si se salen las imágenes escondidas y me ataca el dolor; y si se salen las lágrimas sin control, tal vez puedo convencerme a mí misma que son las hormonas y no que se está cayendo el cielo para los míos... Allá tan lejos. Tal vez si estoy más lejos duela menos.

¿Cómo no nos va a doler? ¿Quién no ama la tierra que lo vio nacer y crecer? ¿Quién no se llena de emociones cuando recuerda esas calles calientes de concreto que lo vieron caerse y levantarse con raspones en las rodillas? ¿Quién que está lejos, no quiere volver y caminar y bailar por esas calles llenas de luces y de alegría hasta que amanezca?

Si no veo la tele, ni escucho la radio en español, ni hablo por teléfono, ni checo mi correo electrónico, ni leo los periódicos, ni entro a Facebook, tal vez así no duela tanto. ¿Dónde me puedo esconder de mi dolor y el de mi gente?



¿Y ahora, quién podrá ayudarnos?

Todos decimos y oramos "que esto ya se termine, ya no puede seguir así, se tiene que acabar". Pero sigue sucediendo y no se teemina y sigue así, y peor cada vez.

Y yo no hago nada por resolver la situación; y tengo la excusa de que estoy lejos y no en el lugar de los hechos. Y tú que estás allá, tampoco haces nada para cambiar nada. Tú y yo no sabemos qué hacer.

Las marchas por la paz, el vestirte de blanco y el ponerte de rodillas después de comulgar, no lo van a parar. A nadie podemos llamar, no hay quien acudir. En quienes deberíamos confiar nos han defraudado. Los que tienen el poder de decisión, nos quedaron mal otra vez, pero esta vez peor que nunca. Y pensamos en otras alternativas, pero no nos atrevemos a pronunciarlas, y menos a llevarlas a cabo.

¿Tenemos que reunirnos a escondidas y comprar armas como lo hicieron nuestros antepasados héroes y heroínas del pasado, para iniciar una revolución, y buscar la paz y la libertad? ¿Una guerra civil? No podemos ni imaginarlo, nosotros que crecimos tan consentidos en una ciudad tan segura y privilegiada. ¿Quién se arriesgaría a salir a las calles a matar? Las calles donde jugábamos hasta la media noche en los veranos. ¿Cómo nos vamos a defender cuando lleguen a nuestras puertas tocando para matar sin razón?

¿Llamamos a los policías? ¿Al presidente o al gobernador? ¿Al Chapulín Colorado? ¿A mi papá o al vecino? ¿Al ejército de aquí o de allá? ¿A otro país? ¿A una super potencia? ¿Arriesgamos dejar a nuestros hijos huérfanos para recuperar lo que es nuestro y lo más preciado en la vida: la paz y la libertad?



Location:En un lado oscuro y triste

jueves, 25 de agosto de 2011

Nos gusta el grupo de juegos de Blyssé

Blyssé ha sido parte de un grupo de juegos (playgroup) con niños de su edad, desde que tiene 10 meses de edad. Es un buen grupo, que se creó por casualidad; pues antes no nos conocíamos, y se puede decir que lo único que las familias de este grupo tenemos en común son: que vivimos cerca, y que tenemos hijos de la misma edad.

Este grupo ha superado altas y bajas, cambios de horario, diferencias de todo tipo, mudanzas y demás. Y aunque el grupo era más grande al inicio, las familias que iniciamos este grupo, somos cinco y seguimos reuniéndonos al menos dos meses al mes.

Estos niños se conocen, se quieren, y se valoran. Han celebrado cada uno de sus cumpleaños juntos, han crecido juntos, han jugado juntos, han compartido y peleado, y han aprendido mucho juntos.

Algo que me gusta de este grupo y por lo que las otras mamás y yo continuamos haciendo el esfuerzo de seguir adelante, es que todas somos diferentes y hemos aprendido a aceptar tales diferencias. Después de todo, lo que nos une y la característica que todas compartimos es que amamos a nuestros hijos, queremos que crezcan con amigos que los conozcan, los acepten y los quieran.

Es muy interesante ver como cada uno de estos niñitos tiene sus talentos específicos, al igual que sus imperfecciones. Creo que a todas las mamás nos encanta ver los procesos que cada uno de los otros niños (y los nuestros) van viviendo, y cómo son de diferentes y únicos.

Cada uno de los miembros de este grupo (los niños, las mamás no importan -ja-) es valorado y aplaudido cuando hace algo bien. Me gusta que no se dan las envidias ni comparaciones negativas de parte de las mamás hacia los niños (como desafortunadamente sí he visto en otros grupos). Por ejemplo, a las otras mamás y a sus niños, les encanta que Blyssé lea tan bien en inglés y en español, los dibujos que empezó a hacer desde pequeña, y que solita empezó a escribir. Su talento es reconocido y no hay comparaciones tontas.

Uno de los niños, que es dos meses menor que Blyssé, cuando tenía como 9 meses, aventaba y cachaba la pelota como todo un atleta. Mis niñas y yo lo admiramos y le aplaudimos, pues comprendemos que eso es algo que a nosotras no se nos da naturalmente.

La última vez que nos reunimos con ellos, fuimos a nadar. Admiro a varios de ellos que se lanzan sin miedo a la alberca y que nadan tan bien a tan corta edad.

Otro de ellos es muy musical, se le facilita aprender a tocar instrumentos musicales a tan corta edad, y desde pequeñito mostró interés en la música y el canto. Lo admiro y me encanta verlo desarrollarse.

Los pilones del grupo son los bebés: Allegra y Alec, que se llevan solamente 8 horas de edad. Los más grandes siempre los han cuidado, y tratado con amor.

Cada uno de ellos tiene sus talentos y su personalidad tan hermosa y tan diferente. Saben que son valorados y saben que ocupan un lugar importante en este pequeño grupo y en los corazones de sus otros amigos. Por eso es importante para nosotras seguir siendo parte de este grupo.

¡Los queremos mucho Rowan, Brodyn, Halcyon y Mateo! Y a Jaina también, que aunque ya se fue a vivir a otro estado, sigue en contacto y siempre es recordada.



miércoles, 24 de agosto de 2011

¡Gracias Apple!




Hace como tres semanas estaba desayunando en el Mimi's Café con dos amigas.
Dos de nosotras fuimos al baño y al regresar el botón de mi i-Phone estaba quebrado y ya no funcionaba. No sé cómo sucedió, probablemente sufrió una fuerte caída durante mi ausencia; pero no sería la primera vez que se me cae, pues yo no soy la persona más cuidadosa y además, seguido mis hijas leen y juegan juegos educativos en mi teléfono. Sin ese botón, mi teléfono podía hacer todo, menos apagarse.

Al día siguiente mi esposo y yo fuimos a nuestra tienda Apple más cercana, para ver qué podían hacer. Aunque la garantía de mi i-Phone 4 ya se había vencido hace un buen tiempo, ¡me dieron uno nuevo! Se quedaron con el del botón quebrado y me dieron otro i-Phone 4 (el mismo modelo), completamente nuevo.

¡Gracias Apple por un servicio al cliente excelente, que excede mis expectativas! Cabe mencionar que esta no es la primera vez que mi esposo y yo tenemos una buena experiencia con Apple, pero para mí, esta es la mejor experiencia de servicio al cliente que he tenido.

martes, 16 de agosto de 2011

¿Envidia de la buena?

No es necesario envidiar la buena fortuna y las bendiciones de los demás.

Así como hay felicidad, alegría, buenos y gratos momentos en nuestras vidas, también encontramos problemas, tristezas, tragedias, decepciones e inconvenientes. En este mundo imperfecto, no hay excepciones: todos sufrimos en algún momento de nuestras vidas.

No permitas que la envidia te ataque; todos tenemos nuestra propia historia y nuestro propio camino. No te compares; vive tu vida feliz, trabaja para obtener lo que deseas, ponte en contacto directo con Dios, haz oración, da gracias cada día por las bendiciones recibidas y enfócate en lo bueno que tú y los tuyos tienen.

Disfruta de tu camino por esta vida, no es igual al camino que otros van a recorrer. Todos somos diferentes, cada uno con nuestras virtudes y defectos. Alégrate con las alegrías de los demás, y si eres afortunado, encontrarás 'buenos amigos de verdad' que se alegrarán con tus logros y tus momentos de felicidad.

No pierdas tu valioso tiempo comparándote; ni deseando lo que otros tienen; ni queriendo ser como alguien más, ni pensando que tú y tus hijos son como otros. Recuerda que eres único, disfruta de esas diferencias, y sé feliz.


lunes, 15 de agosto de 2011

Acción de gracias

Pequeños placeres de la vida: ver al cielo e imaginar que vuelas, o que puedes ver todo desde arriba, desde una perspectiva más amplia, cubriendo todos los puntos de vista. Respirar profundo mientras ves el atardecer. Ver a tus hijas brincar y bailar felices. Escuchar sus voces cantando y riendo alegremente. ¡Qué felicidad! Gracias Dios.



lunes, 8 de agosto de 2011

Mexicanos en E.U.: ¡Enseñémosles español a nuestros hijos!










¿Por qué no les enseñaría el español a mis hijas, si es mi idioma? El idioma o los idiomas con los que crecemos, son parte de nuestra cultura y de nuestro ser.

En muchos países, la gente crece aprendiendo y hablando varios idiomas. Hoy en día, en México y en otros países de habla hispana, se intenta enseñarle a los niños el inglés desde pequeños. Quienes son más privilegiados, pueden asistir a escuelas bilingües, donde aprenden a leer, escribir y hablar inglés perfectamente, mientras el español, naturalmente se aprende en el hogar y en la vida diaria fuera de la escuela.

En Estados Unidos, se promueve cada vez más la enseñanza de un segundo idioma, especialmente se está apoyando cada vez más el español en las escuelas, al menos en la preparatoria. Aunque también hay quienes no ven el beneficio de hablar otro idioma, más que el inglés.

Admiro a los padres estadounidenses que crecieron en un hogar monolingüe y que aun así, reconocen la importancia de que sus hijos aprendan otros idiomas. Tengo varias amigos que no aprendieron español, sino hasta su vida adulta (como yo con el inglés), y les hablan a sus hijos todo el español que pueden, además de buscar un ambiente donde sus hijos puedan escuchar y practicar español.

No comprendo del todo a muchos padres que he conocido en Estados Unidos, que habiendo crecido hablando otro idioma diferente al inglés, no se lo enseñan a sus hijos, ni hacen el intento. Por ejemplo, tuve estudiantes cuyos padres eran tan mexicanos como yo y al mudarse a Estados Unidos, nunca les enseñaron el español a sus hijos. Probablemente no reconocen que al perder el idioma de nuestros ancestros, perdemos también parte de nuestras raíces, cultura, tradiciones y valores también.

Muchos padres se excusan diciendo que sus hijos no les 'quieren' hablar en español y por eso ellos les hablan en inglés. Pero me pongo en su lugar y me pregunto: "Si yo soy más mexicana que el mole, la tortilla y el mariachi, ¿por qué les hablaría a mis hijas en inglés?". La única razón por la que tomaría la decisión de hablarles en inglés, sería si nos fuéramos a vivir a un país donde ellas no tuvieran contacto con el idioma inglés, y por lo tanto, solamente hablándolo conmigo y su padre podrían aprenderlo. Entonces sí haría el esfuerzo por hablarles ese idioma, para que no lo perdieran.

Mi pequeño consejo: Si vives en Estados Unidos, y tu hijo o hija solamente te 'quiere' hablar en inglés, sigue siempre hablándole en español, especialmente si es tu lengua madre. No permitas que se pierda nuestro bello idioma, tus hijos serán los más beneficiados. Si al igual que yo, tienes el águila parada sobre un nopal devorando una serpiente grabada en tu corazón, ¡contéstales a tus hijos en español aunque ellos te hablen en inglés!


domingo, 7 de agosto de 2011

Disfrutemos la vida con quienes amamos y nos aman

La vida: ¡Qué gran regalo! Y pasan los segundos, los minutos, los días y de repente ya tengo treinta y cinco años. Amigos y familiares muy amados ya terminaron su recorrido en esta vida, y aquí ya no podremos compartir más.

Como humana, tengo muchas limitaciones, y el manejo del tiempo es una de ellas. No puedo regresar y cambiar nada de lo que he vivido, ni puedo agregar horas a un día, ni días a un año de mi vida. Sólo tengo el presente, el aquí y el ahora.

La vida: ¿Quién la tiene asegurada? Nadie, ni ricos ni pobres, ni buenos ni malos, ni bonitos ni feos, ni viejos ni jóvenes. Todos somos iguales y estamos en la misma situación. Nadie sabemos cuando se termina este camino que Dios nos permite disfrutar.

Por eso decido que lo poco o mucho que me quede de vida en este mundo, lo voy a compartir con gente a quien amo y me ama, a quien respeto y me respeta, de quien aprendo y quien está dispuesto a aprender de mí. Es mi deseo tener cerca a familiares y amigos que no sean celosos, envidiosos, hipócritas, ni mentirosos, y que me ayuden a no ser así. Quiero dedicarle tiempo a amistades y familiares que compartan sus sentimientos, pensamientos y emociones, abierta y sinceramente, sin compromisos, sin presiones, sin tratar de quedar bien.

Decido libremente no perder el tiempo que me quede en este mundo con la gente que cree que mi vida y su vida son una competencia. No quiero estar con gente que me dice algo a mí y cuando me volteo dice lo contrario. No quiero cerca de mi ni de los míos, a quienes nos critican cuando no estamos presentes, ni a quienes se burlan de mí y de los míos para ellos sentirse mejor.

No quiero estar con quienes dicen que todo es relativo; prefiero aprender de quienes defienden sus ideas, aunque no coincidan con las mías.

El 'que dirán', el esperar pago por un favor, la competencia, la envidia, la hipocresía; el darle importancia a las marcas de ropa, zapatos y accesorios, a los diseñadores de moda, a la dieta que me haga ver como 'se supone' que me debo ver. No quiero eso en mi vida.

A los que no les cae bien mi esposo, los que hablan mal de mi y de mis hijas cuando no estamos presentes, los que sienten que tienen que competir conmigo, en vez de disfrutar nuestras diferencias. No los quiero en mi vida.

Recibo con los brazos abiertos a los que quieren compartir conmigo sus logros y los de su familia. A quienes les gusta escuchar y celebrar conmigo mis logros y los de mi familia. A aquellos que se alegran con mis alegrías, y se entristecen con mis tristezas. A los apasionados en lo que hacen, a los que dan sin esperar nada a cambio, a quienes quieren aprender día a día junto conmigo, a quienes me dicen que me quieren y que soy importante en sus vidas, a los que se emocionan cuando yo les digo que los quiero y que son importantes en mi vida. A los que no 'se sienten' con insignificancias, a quienes se atreven a salir de su casa sin maquillaje y en chanclas; a quienes se atreven a llorar conmigo y a reirse a carcajadas también, a quien se atreve a decirme que no está de acuerdo conmigo, y me pregunta mi opinión, a esos individuos quiero en mi vida.

¡Los amo buenos amigos! A ustedes los quiero en mi vida.





jueves, 4 de agosto de 2011

¿Hipocresía?

Un niño al menos un año mayor que Blyssé le pegó, y ella le dijo a su mamá. La respuesta de esta mamá fue que Blyssé no debía ser chismosa, y que los niños se deben arreglar solos. Mi decisión: alejarme de alguien con quien mis hijas no estén seguras.

Hace unos días me la encontré y me contó que estaba muy enojada porque un niño le había pegado a su hijo y lo había hecho llorar. Dijo tenía que ir a reclamarle a esos "padres irresponsables, que no ven todo lo malo que su hijo hace".

Si tu hijo pega u ofende: está bien, es un niño y es normal. ¡Qué los demás aprendan a defenderse!

Si a tu hijo le pegan o lo ofenden: es de verdad algo serio, ese niño y sus padres necesitan terapia.

¡Qué diferencia!

miércoles, 3 de agosto de 2011

Milo: Segunda Parte

El día que conocí a Milo, fue el día que empezó la prepa, un mes o dos después de que había sufrido esa terrible decepción de perder a su mamá, otra vez. Cuando lo vi me asusté un poco, pues él estaba enojado con el director y odiando a todo el mundo, especialmente a los adultos y a todos los que de alguna forma representaran cierta autoridad, esa actitud no me asustó, sino el hecho de que yo era su asesora y no tenía idea de cómo iba ayudarlo.

Milo estaba en mi primer grupo de asesoría que tuve, durante mi primer año como asesora (no mi primer año de maestra; Dios siempre me ha movido a dónde Él sabe conveniente, y ese año milagrosamente se dieron todos los pasos necesarios para ser asesora de prepa). Ese era el primer año de una preparatoria fundada en Denver por Bill Gates, la cual desde el principio fue y sigue siendo una de las mejores (quizas la mejor) escuelas en el estado. Una escuela con diversidad de verdad. Había estudiantes de las familias más pobres y de las más ricas también; había estudiantes nacidos en países de cada continente, y de todos los calores, sabores, creencias, estilos de vida y religiones (y no me refiero a las religiones como se definen en México: católico y "cristiano" ja ja, sino de verdad -diferentes- religiones del mundo). Por ser el primer año, los asesores podían escoger a los estudiantes que querían en su grupo, por diferentes razones (que ahora entiendo que fue solamente por la voluntad de Dios), yo fui la última en escoger mi grupo, por lo que no tuve la oportunidad de elegir, sino que me quedé con los que nadie quería (ja ja): un grupo maravilloso de niños de 14 años, que ahora son unos hombres maduros y buenos, que siempre ocuparán un lugar muy especial en mi corazón, y que a pesar de sus diferencias siguen siendo buenos amigos. ¡Cuánto aprendí de ellos!

Milo era uno de ellos, creo que desde el principio fue obvio que era un líder en nuestro grupo de 12 muchachos (y yo). Rápidamente me di cuenta de que no se sentía amado (lloro cuando me acuerdo), pero sus cuatro años en esa escuela y la gente que ahí conoció le ayudaron a sentirse amado y a saber que él, un niñito abandonado y tal vez poco amado, podía llegar a ser lo que él quisiera ser.

Durante todo el primer año de prepa Milo me dijo cada día que odiaba nuestra escuela y que ya se iba a ir. Gracias a Dios eso no sucedió, y aunque se quejaba, le encantaba estar ahí (era mucho mejor que estar en su casa, donde su padre lo trataba mal, y su madrastra lo ignoraba por completo). Poco a poco fue ablandando su corazón.

Estoy orgullosa de la persona que Milo es hoy en día. Le falta un año para terminar su carrera y tiene un gran futuro por delante. Dios me lo siga bendiciendo.



martes, 2 de agosto de 2011

Milo

Esta historia es real, pero los nombres (nombre) han sido cambiados, para proteger la privacidad de los verdaderos protagonistas (protagonista).

Milo fue entregado a un orfanatorio en Etiopía, a las pocas semanas de nacido; se puede decir que fue más afortunado que todos los demás bebés que a diario son tirados en la calle en ese país.

Años después, sus abuelos lo encontraron en el orfanato y se lo llevaron a vivir con ellos, en un pueblo pequeño. Su mamá, aunque vivía en el mismo pueblito, se tardó en buscarlo, pero un día llegó con varios hijos y se presentó. Milo no había tenido nunca una conexión con su mamá, y lo más cercano a una figura materna, era su abuela, pero aún así estaba muy emocionado de por fin conocer a su mamá.

Como si fuera una película, al día siguiente de que conoció a su mamá, Milo saldría de Etiopía para encontrarse con su padre por primera vez. Éste se había ido a vivir a Estados Unidos no hacía mucho tiempo, y ahora estaba dispuesto a hacerse cargo de su hijo casi adolescente, a quien nunca había visto.

Milo y su madre prometieron que se verían pronto. El último recuerdo que Milo tiene de la tierra que lo vio nacer, son "los pies descalzos de sus hermanos y de su madre y sus manos diciéndole adiós", mientras él se subía a un avioncito que lo llevaría a uno más grande, luego a otro aún más grande, para después llegar a Colorado, el lugar que él ahora considera su hogar.

Durante tres años, Milo pensaba cada día en volver a Etiopía y abrazar a su mamá, mientras tanto, se fueron conociendo hablando por teléfono dos veces al mes, a veces un poco más. Su padre le prometió que si se portaba bien, podría ir a Etiopía de vacaciones para pasar un tiempo con su madre. Cuando el padre puso fecha, Milo contaba los días para que ese día llegara.

Por un tiempo, no se pudo comunicar con su mamá y cada día al regresar de la escuela, le preguntaba a su papá o a su madrastra si su mamá había llamado, y la respuesta siempre era negativa.

Una semana antes de que se llegara el gran día en que Milo volvería a ver a su mamá, su papá le dijo que su viaje se había cancelado, que no tenía caso que fuera. Le habían llamado meses antes para avisarle que su mamá había fallecido, pero el padre no se lo dijo, hasta una semana antes de que se llegara "el gran día" para Milo.

Esa noche Milo lloró amargamente.

Continuará...


Location:Etiopía

lunes, 1 de agosto de 2011

Princesas de la Vida Real

El día después de que se casó el príncipe William, Blyssé me dijo que Papi estaba viendo las noticias y que alguien se estaba casando; ella le preguntó quienes eran los novios y Papi le explicó que era un príncipe y una princesa (aunque técnicamente, la esposa del Príncipe William no es princesa, ¿verdad?

Entonces Blyssé continuó diciéndome que la princesa se veía muy bonita y su vestido estaba hermoso. Concluyó asegurando: "Pero mami, tú te veías más bonita que esa princesa, cuando te casaste".

Claro que me hizo reír. ¡Qué amor tan inocente y puro el de una hija!



jueves, 28 de julio de 2011

Una de Allegra

Después de vestir a Allegra hoy en la mañana, me dijo que no le hiciera chongos, pero que le pusiera unos broches en su cabello. Ya que estaba lista, me dijo: "Quiero enseñarle a papi". Le expliqué que papi ya se había ido a trabajar. Empezó a llorar porque quería que papi viera su vestido y su peinado; a ella y a Blyssé les encanta que papi les diga que se ven muy bonitas.
Entonces le dije que podía tomarle una foto y mandársela a papi. Paró de llorar inmediatamente, se subió a la cama y es así como posó:





miércoles, 27 de julio de 2011

Tanto

Tantas experiencias, tanto aprendizaje. Tantos pensamientos, conexiones mentales y sentimentales. Tantas emociones y sentimientos. A veces tanto cansancio. A veces decepciones y otras veces tanta energía y alegría. Tanto amor y tantas bendiciones. Y a veces las tristezas y el estrés. Tanto crecimiento.

Tanto tanto, y tan poco tiempo para escribirlo o expresarlo.



martes, 26 de julio de 2011

Intercambios navideños

Ya estoy esperando con ansias la época navideña. ¡Qué celebración tan bella: el cumpleaños de Jesús! Y aunque muchos se escandalicen porque mi esposo y yo no les enseñamos a nuestras hijas que Santa Clós les trae regalos (lo cual siento mucho decirles, pero no es verdad -ja-), nuestras Navidades son muy divertidas e importantes para nuestra familia. Ahora que tenemos a Blyssé, a Allegra y a Churro, las tradiciones de nuestra pequeña familia de cinco, se han hecho más significativas.

¡Qué emoción! Ya faltan menos de cinco meses para Navidad.

Una "tradición" que no me gusta en esta bella época es el "Secret Santa" o el amigo secreto, o el intercambio "obligado" navideño. No me malinterpreten, me encanta dar y recibir, pero NO cuando es obligado.

Para disfrutar un intercambio navideño, primero se debe aceptar participar. ¿Te ha tocado llegar a una fiesta navideña o posada y cuando llega la hora del intercambio, te avisan que te tocaba alguien? A mi esposo y a mí si nos ha sucedido; y no sólo eso, sino que una de las personas que "nos tocaba" (sin nosotros saberlo), nos dijo que podíamos darle efectivo (sí, nos pidió dinero antes de que se terminara la reunión). No traíamos efectivo, así que le escribimos un cheque.

Es mi preferencia personal, decidir si quiero participar en un intercambio de este tipo o no. Me ha tocado también que me preguntan: ¿Quieres participar en el intercambio este año? Y yo pensando: ¡Qué padre que me preguntaron si quiero; les puedo decir la verdad! Entonces respondí: No, gracias. Pero al día siguiente se me hizo saber que este grupo de personas, promotoras del "Secret Santa" y de falsos gestos de emoción y agradecimientos al recibir un regalo, estaban muy sentidas y hasta enojadas por mi respuesta tan desconsiderada. Yo no sabía que era una pregunta retórica.

Así que para no causar enojos ni inconvenientes, he participado en este intercambio, el cual año tras año me ha incomodado, especialmente cuando a mí o a mi esposo no nos han dado regalo. Después de hacernos participar en dicha actividad, deberían tener la consideración de darnos un regalo. A mi esposo no le importa si le dan o no le dan. Le vale.

Este es mi deseo navideño para este año y años venideros: Que si podemos y queremos dar un regalo en Navidad, lo hagamos sin presión, ni por quedar bien con nadie. El que me quiera y pueda dar un regalo, qué bueno, se los agradezco y Dios se los va a recompensar. Quien no tenga el deseo en su corazón de darme un regalo, o no le sea posible, ¡por favor no lo haga!

Vamos a dar y recibir de corazón y sin esperar nada a cambio. No nos sintamos obligados ni comprometidos. Seamos honestos. Después de todo la Navidad es para celebrarla con los que queremos, no con los que queremos quedar bien. Basta de hipocresías y falsedades.

Y si quieres que participe en tu intercambio, avísame con tiempo; y no te sientas mal si te digo que no. Yo prefiero la honestidad a los deseos huecos y falsos, ¿y tú?

sábado, 9 de julio de 2011

¿Te acuerdas del poema cursi "En vida hermano, en vida"?

Casi seguro que has escuchado el famoso y trillado poema de "En vida hermano, en vida". Aunque es muy cursi, es muy cierto. Me enojo conmigo misma, por tener que recordarme que necesito decirles a quienes amo, quiero o aprecio, que son importantes en mi vida y en mi corazón. Pero la verdad, con algunas de esas personas que ocupan un lugar importante en mi corazón, me da pena; no quiero parecer cursi como el poema mencionado.

Luego sucede algo grande y triste que me hace recordar que debo hacerles saber a las personas buenas en mi vida, que las valoro, o que las recuerdo con cariño.

Por ejemplo, el 24 de diciembre pasado, estaba con Danny y nuestras niñas en una posada muy linda en casa de nuestros amigos, la familia Kukic López. Por casualidad estaba buscando un dato en mi teléfono, y abrí Facebook. No pude evitar leer lo que Chayo Rositas había escrito: que su hermano gemelo, mi querido Félix había fallecido. Aún ahora cuando lo recuerdo, se me salen las lágrimas. Solamente unos días antes me había enterado que estaba muy enfermo en el hospital, y había empezado a hacer oración por él.

Casi no podía contener las lágrimas, ni la avalancha de recuerdos y emociones, pero no quise protagonizar ningún drama en la posada de los Kukic. Me despedí lo más rápido que pude y ya en el carro le conté a Danny y lloré; como siempre con temor de traumatizar a mis hijas con mis chillidos.

Si de algo sirve, quisiera comunicarle que a Félix Rositas (quien indudablemente se encuentra disfrutando plenamente de la presencia de nuestro Dios) que es una lástima que hayamos perdido contacto. Felix, ocupas un lugar especial en mi corazón, y te quiero y te admiro, perdóname porque no te lo dije antes.

Ya nos re-encontraremos en el cielo.


martes, 5 de julio de 2011

Si tuviera familia cerca

A veces considero este "hubiera" en mi vida, aunque sé bien que fue mi decisión venirme a vivir lejos de mi familia, y como todo, esta situación tiene ventajas y desventajas.

Si viviera cerca de mi familia, tendría a alguien que me ayudara con mis niñas de vez en cuando. Creo que miembros de mi familia hasta me pagarían para estar con mis hijas y cuidarlas, en vez de yo tener que pagar (ja ja).

Mis familiares y seres más cercanos en Monterrey, se ofrecerían a cuidarme a mis niñas mientras voy con el doctor, ando en mandados o para salir al cine con mi esposo. Ir a una boda no sería ni tan caro, ni tan estresante, si tuviera a alguien de mucha confianza cerca.

Creo que mi mamá y hermanas llamarían seguido para ver cómo están mis hijas, y hasta llegarían a visitarlas una vez por semana (¡Qué ilusión!) y probablemente sabrían cuándo son sus cumpleaños. Quizás hasta pedirían que les avisara cuando las niñas tuvieran una presentación del coro o de baile para ir.

En esta realidad, eso no sucede.

Location:En el Hubiera

lunes, 4 de julio de 2011

4 de julio 2011

Ya se termina un buen fin de semana. Desde mi cama, veo por la ventana y a lo lejos veo los edificios altos del centro de Denver. Las montañas rocosas con todavía un poquito de nieve en los picos, están todavía más lejos, y las luces de los fuegos artificiales en Denver y su área metropolitana, adornan el cielo. Desde aquí los veo tranquilamente antes de dormir.
Que Dios bendiga a nuestros países, donde vivimos y donde crecimos. Que todo se mejore para nuestros seres queridos, y para el futuro de nuestros hijos, aquí y allá.



Prefiero vivir en la Matrix

Llámenme cobarde o lo que quieran, pero definitivamente prefiero vivir en la matrix. Cuando vives ahí, esa es la realidad. No quiero salirme y ver que la verdadera realidad está peor que donde vivo. Gracias mi querido Neo, pero mejor no me ayudes.



Location:The Matrix

martes, 21 de junio de 2011

A los padres que no viven con sus hijos

Queridos amigos, conocidos y familiares, que son padres que no viven con sus hijos, por diferentes circunstancias o decisiones personales:

Solamente escribo para recordarles que todos nuestros hijos, y en general todos los niños del mundo, requieren de ciertos cuidados y atenciones básicas. Nosotros, sus padres y madres (ambos progenitores), somos igualmente responsables por el bienestar de esos seres que trajimos al mundo. - Es ya de conocimiento común que se necesita de un hombre y una mujer para procrear -.

Entre las necesidades más básicas que les debemos proporcionar a los hijos que procreamos (o que adoptamos) están:

- La alimentación: Esos pequeños seres comen tres veces al día, al menos. (Las mías comen todo el día). Agrégale los antojos y comidas o gustitos especiales.

- La educación: Desde el momento que nacen, son nuestra responsabilidad y debemos educarlos (o al menos intentar), para que sean una ayuda para este mundo, y no una carga. Esto es un esfuerzo diario. Cada minuto del día, nuestros hijos están aprendiendo, aunque no estén con nosotros, están aprendiendo de otros y del medio ambiente que les proporcionemos.

- La salud: Es responsabilidad del padre y de la madre (aunque el niño viva con alguien más) proporcionarle a sus hijos cuidados médicos y de salud en general. No solamente incluye llevarlos al doctor cuando están enfermos y asegurarnos que tengan las vacunas, sino atenderlos en casa, y proporcionarles alimentos saludables.

- El vestido: Los niños crecen muy rápido, y día con día requieren de ropa interior y ropa adecuada de acuerdo al clima y sus acividades. Desde recién nacidos necesitan pañales, y ropa (no tiene que ser nada lujoso, elegante, caro ni de marca) y tam pronto como empiezan a caminar necesitarán zapatos también.

- Atención, amor, estabilidad: Día a día nuestros hijos necesitan sentir nuestra atención, interés y amor, de cualquier forma que podamos expresar esos sentimientos que les darán estabilidad en su vida.

Para muchos esto es obvio, y no solamente les proporcionan a sus hijos los cuidados más básicos, sino mucho más. Para los demás, pónganse las pilas, dejen a un lado las excusas y pónganse a trabajar.

lunes, 6 de junio de 2011

Unos dibujitos



Fiestas infantiles

¿A qué adulto realmente le gusta asistir a fiestas infantiles? ¿Quién se levanta en la mañana y dice "¡Qué padre, hoy es la fiesta de cumpleaños de mi vecinito, o del hijo de mi amiga, o del amigo de mi hija!"?

¿Quién está emocionado de ir a gastar dinero en un regalo para el cumpleaños de mi hija, cuando podrían usar ese dinero en algo más útil o importante?

Por favor, si tú eres mayor de 18 años, y te gustan las fiestas infantiles, házmelo saber; me gustaría conocer tu punto de vista.

Ya veo a varias con la lágrima a punto de brotar, o tal vez enviándome uno que otro insulto. Algunas conocidas pensarán que no disfruto al acompañarlas en las fiestas en las que celebramos el día en que sus hijos, esos seres tan bellos, iniciaron su vida en este mundo, fuera del vientre materno. Reconozco que es un día especial, y por eso me sacrifico y voy a algunas de las fiestas de cumpleaños a las que mis hijas y yo somos invitadas.

La razón principal por la cual voy a estas celebraciones, es porque a mis hijas les encanta celebrar con sus amigos, comer pastel, y ver cuando el festejado (o festejada) abre el regalo que ellas le dieron. Otra razón por la que ocupo mi tiempo tan valioso para estos festejos, es porque sé que me voy a encontrar con amigas con quienes me gusta platicar (éste es un incentivo sin el cual, el sacrificio es aún más grande). La verdad es que prefiero no ir, si no va a estar ahí una amiga con la que pueda conversar, mientras mis hijas se divierten.

Varias veces me he encontrado en situaciones incómodas como esta: Llevo a mis niñas a una fiesta de un amiguito de Blyssé (Allegra todavía no recibe tantas invitaciones), donde hay conocidos pero no amigos de verdad; una de mis hijas se empieza a portar mal, pero no se quieren ir hasta que partan el pastel.... Peor aún si los niños no están entretenidos con una actividad física (jueguitos donde puedan brincar, actividades planeadas donde puedan quemar energía) o educativa (una clase de pintura, u otras actividades estimulantes). Y todavía peor si el lugar de la fiesta está lleno de adultos, chocando unos con otros... Y yo pensando: ¿Para qué vine? ¿Qué estoy haciendo aquí? No vale la pena, cuando podría estar en otro lugar, haciendo algo mejor o más productivo.

Espero que nadie se sienta ofendida con mi sentir (no digo ofendido porque creo que a los hombres, o padres de los niños festejados, no les importa si voy o no voy a la fiesta de sus hijos). Para empezar, si alguna vez he asistido a una de tus celebraciones, es porque de alguna forma valoro tu amistad, o la amistad de nuestros hijos.

De mi parte no hay ningún tipo de resentimiento si alguien no puede venir a mis festejos. Tampoco "me siento" si no soy invitada. Comprendo que hay muchas amistades, gastos, "compromisos" (qué tontería.- ¿qué compromiso puede tener un niñito celebrando su cumpleaños, si tal vez ni se va a acordar quién fue a su fiesta y quién faltó?) y otras prioridades al organizar una fiesta, y ya que las fiestas son para los niños, no nos sintamos presionadas a invitarnos si nuestros hijos no son amigos.

Comprendo si después de leer este pequeño e intrascendental escrito, algunas decidan ya no invitarme a las fiestas de sus hijos. Y ustedes por favor comprendan si no vamos a todas las fiestas a las que somos invitadas. - No incluyo a Danny en esto, porque aunque él esté invitado, no tiene ningún remordimiento ni vergüenza de decir abiertamente: "No voy, porque no me gustan las fiestas infantiles", aunque muchos lo encuentren grosero, al menos yo valoro su sinceridad y honestidad.

Ya que normalmente estas fiestas son los fines de semana, el calendario se llena rápidamente. Además de las fiestas infantiles, nos encontramos con otras celebraciones de familiares y amigos. Y no nada más eso, pero están también las actividades que de verdad quieres hacer en familia los fines de semana. Algunos fines de semana, es bueno solamente quedarse en casa y ser hogareño. - Danny se queja de que eso casi nunca sucede en nuestro hogar.

He aquí algunas interrogantes que me ayudan a decidir si llevo a mis hijas a una fiesta de cumpleaños o no:

- ¿Una de mis hijas o ambas son buenas amigas del festejado?
-¿Habrá una actividad física o educativa durante la fiesta? (Es importante que haya algo con lo que los niños se entretengan, aprendan, o gaste energía).
- ¿Tenemos algo ya planeado ese día?
- ¿Hay un horario definido para las actividades de tal fiesta?
Sé que esto del horario no es bien visto en nuestra bella cultura mexicana; pero personalmente, yo sí valoro los horarios definidos. Mis niñas funcionan mejor cuando respeto sus horarios de dormir, comer, etc. Ellas no se portan bien cuando están cansadas, y a mí no me gusta llevar a fiestas a niñas mal portadas o chillonas. Eso me ha pasado muchas veces, pero estoy aprendiendo y por eso ahora elijo cuidadosamente las actividades y fiestas a las que mis hijas asisten. Entre mi gente latina es común que las fiestas sigan hasta tarde, cuando mis niñas ya deberían estarse preparando para dormir. Y no sólo eso, pero sin un plan para los niños. Ese tipo de fiestas no funcionan para mí ni para mis hijas.

Así que: si somos amigas, o nuestros hijos son amigos; si hay un horario y actividad definidos para la fiesta; si no tengo la fecha ocupada en mi calendario, si mi esposo no me convence de hacer algo mejor ese día y a esa hora; y si aún después de leer mi blog, me invitas a mí, o a alguna de mis niñas a tu fiesta infantil, entonces, ¡ahí estaremos!

Cabe mencionar que todo ésto no aplicaría si viviéramos en México. Los estándares son diferentes, las distancias no son tan largas; vivir cerca de la familia y de los mejores amigos de la infancia, hace que este tema tome una perspectiva diferente. Sobre fiestas infantiles mexicanas o al menos regiomontanas, otro día comentamos, pues mis niñas nunca han ido a una fiesta infantil en México, ni tampoco han sido invitadas (tono de víctima, pobre de mí), así que no tengo mucha experiencia.

viernes, 3 de junio de 2011

Madrugadoras

Mis niñas se acaban de dormir, y ya se acercan las once de la noche. Llegamos cansadísimas de un parque de diversiones. Nos divertimos mucho, se subieron a muchos de los juegos mecánicos (primera vez para Allegra), caminamos mucho, etc. A mi me duelen los pies, y a ellas las vi muy cansadas también.

Sé que mañana se van a levantar tan temprano como siempre. Casi siempre se despiertan a las 6:00 o 6:30 de la mañana. Hay gente que me sugiere que debo ponerlas a dormir más tarde, y así se levantarán más tarde (como si tal sugeriencia fuera súper novedosa, y nunca se me hubiera ocurrido). Discúlpenme, pero eso no sucede con mis hijas.

22 horas después...

Me quedé dormida antes de terminar este escrito. Hoy todo el día estuve ocupada, esta es la primera vez que me siento (sin contar cuando manejé y cuando fui al baño). Casi son las 8:00 y ya dejé en sus cuartos a Blyssé y Allegra, quienes efectivamente, se despertaron antes de las 6:30 hoy en la mañana. Otra vez están cansadas, pero no se querían ir a dormir, y mañana sé que estarán listas para iniciar su día a la misma hora de siempre.



miércoles, 1 de junio de 2011

Invitados de Allegra

Allegra está emocionada planeando su cumpleaños. Seguido me dice que va a cumplir 2 años y que quiere un pastel de Elmo, Comegalletas, Zoe y Abby. A veces ha dicho que mejor ese no, que prefiere uno de Dora y Boots, o uno de Curious George. Pero siempre regresa al de Elmo y Comegalletas.

Solamente cumple dos años, ni se va a acordar de esa celebración. He decidido que solamente invitaré a las personas cuyos nombres ella sabe decir. Hoy le preguntamos Blyssé y yo a quien quería invitar a su fiesta, ella dijo algunos nombres. Nosotras le presentamos otros nombres y ella dijo sí o no.

Blyssé le preguntó: ¿Quieres invitar a Claire?

Allegra dijo: Claire sí. - Claire es una vecinita de dos años, que tiene una hermanita de 4 años de edad.

Blyssé entonces le preguntó casi retóricamente: ¿Y a Reese (la hermana mayor de Claire)?

Allegra respondió: Reese no, Claire sí.

Blyssé: Sí, sí vas a invitar a Reese.

Allegra: Reese no, Claire sí.

Blyssé: No importa, yo voy a invitar a Reese a tu fiesta de cumpleaños.

martes, 31 de mayo de 2011

Que tus papás digan "haiga" no quiere decir que sea correcto

Durante algunos de mis años de maestra, tuve la oportunidad de iniciar en dos preparatorias diferentes, clases de español para estudiantes que ya hablaban el idioma. Muy pocos de esos estudiantes hablaban español correctamente, y muchos menos de ellos lo sabían leer; y menos aun lo sabían escribir.

De todas las clases y niveles que he enseñado, las clases de español para hispano hablantes eran mis favoritas; pero sufrí varias decepciones. Una de esas decepciones era cuando mis estudiantes dudaban de mi capacidad como maestra de español.

He aquí un ejemplo: "Maestra, dice mi papá que usted no sabe español" -Quedé anonadada, pero le pregunté por qué lo decía, y ella con gran seguridad y con absoluta y plena confianza en quienes le dieron la vida, me respondió, más o menos así: "Usted usa palabras que nosotros no usamos, habla diferente. Mis papás dicen que toda la gente que ellos conocen siempre han dicho "haiga" y nadie dice que está mal, usted es la única que no dice "haiga". Usted no sabe español".

Hasta ahora, no creo tener una respuesta educada y amable ante tal insulto. Conté hasta diez, respiré profundo, y le contesté: "Te aseguro que la palabra correcta es haya, "haiga" no existe; no es una palabra correcta, aunque se use". Empecé mi clase, y proseguí en mi pequeño intento de que nuestro bello idioma no se pierda ni se ensucie, en cualquier parte del mundo a donde sea llevado.




Location:En la cama, recordando

lunes, 30 de mayo de 2011

Buenos, malos y humanos

Mientras mis niñas tomaban su siesta, me encontré en Netflix con el documental "Hiding and Seeking". Es una experiencia de aprendizaje, al igual que otros buenos documentales (no los que están completamente editados con la intención de probar un punto a conveniencia del grupo o persona que hace o paga el filme).

Menachem Daum es director de documentales, y en esta ocasión, él y su familia son los protagonistas. El señor Daum nació en Alemania, poco después de la segunda guerra mundial, en un campo de refugio para sobrevivientes del holocausto. Él vive ahora en Nueva York, con su esposa Rivka. En el momento en que este documental fue filmado, su padre vivía en un asilo, y sus suegros en un departamento cercano. Los padres y suegros de Menachem Daum son de Polonia, todos ellos son judíos ortodoxos, sobrevivientes del holocausto. Sus dos hijos viven en Israel y se dedican a estudiar la Torá.

Los hijos no solamente son más religiosos que el padre, sino que creen y proclaman que los judíos son los únicos a quienes Dios ama; y todos los judíos sn buenos, y los que no lo son, son malos. Menachem Daum no coincide con sus hijos, y para demostrarles que hay gente buena en otras religiones, se le ocurre llevar a sus hijos a Polonia, junto con su esposa.

Con toda la información que tienen especialmente del papá de Rivka, encuentran en Polonia a una pareja que los escondió a él y a sus dos hermanos durante la guerra. Ellos los alimentaron y del dieron abrigo, junto con otros miembros de su familia. Esta pareja sigue viviendo en la misma casa y ya son muy viejitos. Calculo que solamente eran unos 6 o 7 años mayores que el suegro de Menachem.

Estos ancianitos se acuerdan de los nombres de los tres muchachos a quienes mantuvieron escondidos, y sus historias coinciden con las historias del papá de Rivka, que ahora vive en Nueva York. Entre otras historias, cuentan de cuando los nazis estuvieron a punto de descubrir a estos tres hermanos judíos. Y de cuando los vecinos los acusaban de tener a judíos escondidos en su casa, y ellos lo negaban. La pareja de ancianitos, también les reclaman por no haberse comunicado nunca con ellos después de eso, y dicen que debían ser recompensados. Al final el señor Daum y su familia organizan con ayuda de diferentes embajadas, una asamblea donde esta pareja reciben medallas, otros reconocimientos y premios por su valentía y bondad. -Cabe mencionar que los hijos de Menachem y Rivka, se cuestionan si ayudaron a su abuelo y sus dos hermanos de buena voluntad, o por interés de recibir una recompensa o dinero, como los mismos hermanos les prometieron. Al parecer, la familia Daum los recompensan de forma monetaria también.

Al regresar a los Estados Unidos, los nietos le preguntan a su abuelo si él hubiera hecho lo mismo por esa pareja que les salvaron la vida; el abuelo responde que no, él no se hubiera atrevido, ya que todos sabían que la consecuencia por esconder y ayudar a cualquier judío, era la muerte.

Hay muchos más emociones y pensamientos profundos que este documental provoca. Solamente puedo decir que tienen que verlo.







martes, 17 de mayo de 2011

Antes de dormir

Entre otras cosas pienso:

-Qué difícil es ser mamá de tiempo completo. Sería más fácil trabajar fuera de casa.
-Quiero el cabello liso permanente, aunque Danny dice que está bien así (siempre despeinado).
-En la luna se ve un conejo, pero Danny no lo ve.
-Mis niñas son buenas y que no se me olvide el gran milagro que cada una de ellas es.
-Quiero ser más paciente y tranquila. Dios hazme ese milagro.
-Tengo mil cosas que hacer mañana y el día siguiente.
-Quiero que se solucionen todos los problemas en las vidas de mis amigos, conocidos, y sobre todo de mi familia y mis mejores amigas.
-Mis secretos más íntimos no los escribo aquí.
-¿Por qué mi vecina que tiene cuatro hijos por decisión propia, espera que las que tenemos menos hijos que ella le ayudemos y estemos siempre a su disposición... Y hasta se atreve a decir: dos no es nada?
-Beatrice está embarazada y sólo tiene 17 años. Espero que no esté fumando.
-¿Qué va a pasar mañana?
-Ya quiero que sea Navidad.
-Necesito hacer cita con el dentista.
-Necesito hacerle cita a Danny con el doctor, si no, nunca va.
-Quiero ir a ver a Jerry Seinfeld otra vez, pero esta vez me queda lejos.
-No me he bañado, mejor ya lo hago.
-Etc. Etc. Etc.