miércoles, 14 de abril de 2010

Hoy lloré por “Mr. Schefrin”

Dios da la vida y Dios la quita. Qué regalo tan frágil y valioso. Hoy me enteré de que el Dr. Brooke Schefrin falleció ayer, de una enfermedad que le detectaron hace aproximadamente un año y medio. Yo no lo vi en todo ese tiempo. La última vez que lo vi, no pensé que sería “la última vez”. Cada vez que veo a cualquier persona, esa puede ser la última vez.

La verdad es que Schefrin y yo no éramos grandes amigos, pero compartimos buenos momentos. Durante siete meses trabajamos juntos, tuvimos estudiantes en común, y por consiguiente, también metas en común. Durante esos siete meses, asistimos a clases para maestros juntos, participamos en actividades de integración juntos (sí, de esas que nada más te hacen perder tiempo, mientras piensas: debería estar revisando tareas o planeando mis clases en vez de estar con estos jueguitos inútiles), planeamos juntos, fuimos a eventos y fiestas juntos, etc. Me llevaba bien con él y creo que era un buen maestro.

Me dio tristeza saber que ya no lo veré en este mundo. Y como siempre que alguien fallece me pregunto: ¿Lo volveré a ver? ¿Y si sí, cuándo, cómo y dónde?

¿Por qué Dios me dio la oportunidad de conocerlo y de trabajar con él? Si había una razón especial, creo que me la perdí. No me parece haber contribuido nada en la vida de Schefrin. ¿Por qué Dios me pone en el camino a ciertas personas? ¿Hay algo que debo hacer o decir? ¿Por qué caminamos juntos en esta vida?

Creo que lloré porque pienso en sus hijos, ya adultos, que no lo tendrán en sus vidas. Y le pido a Dios que yo esté con mis hijas hasta que sean muy viejitas como dice Blyssé. Blyssé me dijo hace unas semanas: Cuando seamos muy muy muy viejitas, nos vamos a ir al cielo con Dios y allá vamos a ver a welito Toño y welita Judy. Así sea.

O quizás lloré solamente porque era una gran persona que ya no está aquí. O simplemente porque me caía bien. O porque otra persona más que se nos va. Quién sabe. ¿O por lo que me recuerda? Todos nos vamos a morir, eso sí. ¿Y qué sigue de aquí? (pregunta retórica)

Ha sido otro recordatorio para mí, para disfrutar a la gente que amo, y comunicarme y estar al servicio de los que me aman. Pero también de los que no amamos… Eso es lo más difícil.

Por ahora, a disfrutar a mi esposo y a mis hijas. Y a mi familia que viene pronto a visitarme. A disfrutarlos y a amarlos. A disfrutar de la vida que se pasa rápido. A disfrutar de lo bueno y desechar lo negativo. A darle gracias a Dios por los regalos de cada día y dejar de preocuparme por pequeñeces. Eso me recuerda “Mr. Schefrin” hoy.

Q.E.P.D. Brooke Schefrin

2 comentarios:

  1. Siempre es triste saber que alguien se va.
    Hace unas semanas un conocido mio decidio quitarse la vida, aunque lastimo a mucha gente, yo le tengo buen recuerdo pues el poco tiempo que estuvo cerca de mi fue amable y me tiro buena onda. Yo no llore cuando fallecio pero lo recuerdo con respeto y hubiera deseado que hubiera visto todo lo bello que lo rodeaba.

    Hay que vivir cada momento, a veces es dificil entender porque estamos en ciertas posiciones pero debemos aceptarlas pues es Dios que nos puso en ellas.

    ResponderEliminar
  2. Trate de escribir un comentario hace rato y no se grabo al parecer... Te preguntaba si conociste a Mr. Schefrin.... si verdad?

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario