lunes, 26 de abril de 2010

Una pequeña conclusión vespertina

He llegado a la conclusión de que para no sufrir cuando un amigo querido fallece a corta edad, es mejor enojarse con ese amigo (ya fallecido). Así evitaré continuar preguntándome y diciéndome por qué, qué triste, qué sería si estuviera vivo; y otros comentarios tristes y deprimentes del tipo de “por qué se fue y por qué murió, por qué el Señor me lo quitó”. Creo que no sufriré tanto si me enojo y mi actitud es tipo: “Fue su culpa, no era tan bueno como lo (la) recuerdo, ni modo, muy su bronca, me molesta que no me haya avisado, me molesta que _________ (Completar la oración como se desee)”.
Conclusión: mejor estar enojada que triste. ¿Tú qué piensas?

3 comentarios:

  1. Hmm yo creo que es mas sano estar triste que enojarse. Enojarse causa que aumenten toxinas en nuestro cuerpo y nos enfermemos. La tristeza es un sentimiento normal despues de la muerte de un ser querido que tenemos que vivir para que luego el tiempo sane... Vive la tristeza tan plenamente como vives las alegrias.

    ResponderEliminar
  2. Yo ni triste ni enojada pues todos vamos al mismo lugar.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Laurita! Y siiii! Enojarse, preocuparse y estresarse causa mucho mal!

    JAJA Nina que risa me dio tu comentario!
    GRACIAS CHICAS!

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario