jueves, 29 de septiembre de 2011

Una tarde con mis niñas

Ya llené la tina con agua tibia, y Blyssé y Allegra ya están jugando en el agua. Danny y yo les cedimos nuestra tina de baño a las niñas desde que llegaron a nuestras vidas. Las de su baño es más pequeña, así que les gusta más jugar y casi nadar en la nuestra.

Mientras las veo chapotear pienso en lo bendecidas que hemos sidos nosotras tres por compartir esta vida, porque Dios nos creo para ser mis hijas, ellas hermanas y yo su madre. Luego empiezan a pelear y a gritar por un juguete y en un momento mi emoción pasa de sentirme bendecida a sentirme cansada y harta.

Qué difícil es el trabajo de madre, pero alguien tiene que hacerlo. No quiero que nadie más haga el trabajo que me corresponde. Hoy, otra vez como ayer, decido que quiero estar con mis hijas y seguir mi profesión de madre de tiempo completo. Lo demás puede esperar: ni es tan importante, ni trasciende hasta el cielo.



Location:Al lado de la tina de baño

1 comentario:

  1. Me encanto leerte, este blog me.recuerda a mi a diario, un segundo estoy sintiendome la mujer mas bendecida y al otro estoy frustrada. Aqui estoy en tu blog leyendo los blogs que por una u otra cosa no habia podido leer. Espero tu y tu familia este muy bien te mando un abrazote.
    Gloria Stuart.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario